La miel de Madrid presenta unas características excelentes determinadas por el tipo de nectar que recogen las abejas, predominando en gran medida las plantas aromáticas como el romero, tomillo y el cantueso, junto con otras muchas especies de la flora madrileña como retamas, encinas, etc.

La miel es un alimento con cualidades apreciadas por la humanidad desde tiempos prehistóricos. Durante muchas generaciones y hasta tiempos no tan lejanos fue el único endulzante disponible, y siempre ha sido apreciada tanto por su sabor como por su poder nutritivo.

Es producida por las abejas a partir del nectar de las flores o de secreciones de partes vivas de plantas. Las abejas recogen y transforman sus azucares a través de una encima especial, la invertasa.

Las abejas almacenan la miel en panales de cera natural también producida por ellas, y allí sufre un proceso de maduración en el que además de los cambios bioquímicos mencionados va perdiendo humedad, convirtiéndose en un alimento apto para ser almacenado durante grandes periodos de tiempo sin pérdida de sus propiedades.

La producción natural de miel excede bastante las necesidades de la colmena. Este excedente se emplea para casos de necesidad y épocas adversas (otoño e invierno).
De esta manera cuando deja de estar disponible el nectar en el campo las abejas consumen la miel almacenada, lentamente en invierno, pues están menos activas, y con fuerza a principios de la primavera para potenciar su población.

miel-de-madrid-1

miel-de-madrid-2

miel-de-madrid-3

La apicultura racional busca extraer solamente el exceso de miel que no necesitan las abejas. Para ello se dejan abundantes reservas de miel de cara al invierno y se extrae miel de la parte de la colmena llamada alza, que es un suplemento al tamaño habitual de la colmena, o bien de cuadros exteriores al núcleo de cría.

El sabor y aspecto de la miel son propios de cada colmenar e incluso de cada temporada, según se hayan producido las floraciones, es la llamada miel milflores. Algunos apicultores especialmente dedicados mueven sus colmenas buscando floraciones específicas para obtener miel monofloral de romero y otras especies apreciadas.

En la actualidad no existe una denominación de origen de este producto para Madrid, aunque APISCAM está iniciando su posible puesta en marcha. Esperemos que para un futuro cercano podamos contar con una etiqueta identificativa de nuestro producto.

escala color miel 1

escala color miel 2