Desde hace un año APISCAM impulsado por sus socios y por las recientes investigaciones en las cuales ha participado se ha lanzado un reto… Proteger la apicultura local tradicional y nuestra estrella: la apis melifera iberiensis. Hemos trabajado desde entonces en la creación de un proyecto que pueda ofrecer una respuesta medioambiental a la altura de los retos que se nos imponen localmente. Proponiendo soluciones por un desarrollo local sostenible que proteja nuestro entorno a la vez que garantice la supervivencia de la apicultura tradicional.

Nuestra idea es sencilla: unir la agricultura y la apicultura en un mismo modelo productivo, diseñar un modelo de micro-finca con una gestión optima de los recursos hídricos y formar en métodos de producción que unan la apicultura a la agricultura orgánica y ecológica. Juntos podemos volver a dinamizar el tejido rural, crear una cintura verde en la cual además de producir de manera sostenible implicamos a nuestros productores en la defensa de la biodiversidad y la mitigación del impacto del cambio climático.

Nuestra apuesta se basa en una relación estrecha entre investigaciones punteras en materia de cambio climático, en materia de agroecología y en apicultura. En un año hemos conseguido juntar los apoyos de la Fundación para la investigación del clima (FICLIMA) que opera como experta a nivel internacional para la ONU, del experto internacional en agroecología Roberto Viegas Zamora, especializado en horticultura y fruticultura en medios áridos y semi-áridos y un amplio panel de investigadores de renombre y productores locales, actores del desarrollo rural y los Municipios de Torrelaguna, Torremocha del Jarama, Patones y EL Atazar.

Hoy compartimos con vosotros nuestras esperanzas de que podamos desarrollar este proyecto en los cuatro municipios que se han federado a nuestra iniciativa y lo empujan con muchas expectativas, esperando poder contaros más noticias.

¡Recolectamos firmas!
Puedes ayudarnos a proteger la abeja local. Apoya nuestro proyecto con tu firma, demuestra que Madrid quiere a sus abejas.